Etiqueta: venazo


Kal Bhairab

denada

Comentarios desactivados en Kal Bhairab


Pues para quien no lo sepa, diré que Kal Bhairab es el Dios de la Destrucción nepalí, y así a nivel un poco más personal tendremos que decir que según parece es poco laxo con los infieles. Quedaron atrás los tiempos de fulminar a los infieles con un rayo, hoy por hoy, se puede ser mucho más sofisticado.

Nuestro amable Kal Bhairab parece ser que hizo de las suyas sobre los pobres aeronaves de Nepal Airlines. Los ingenieros de esta aerolinea de bandera nepalí no conseguían que sus aparatos, antiguos Boeing 757, estuviesen operativos. Parece ser que siguieron todas las indicaciones de los manuales sin conseguir dar con la solución, hasta que el jefe de ingenieros se percató de algo que podía servir. Me estoy imaginando la escena, todos los ingenieros en un despacho intentado encontrar algo entre los manuales, ingeniar algo que les saque del apuro cuando nuestro buen amigo Sr. Kansakar diría “a ver si va a ser…” y dicho y hecho. En sueños Kal le debió decir algo así como que le tenían descuidado. Nada más sencillo, total, si ya hemos estado haciendo reparaciones complejas y costosísimas sin resultado cuán dificil puede ser inmolar unas cabras.

Pues nada, que inmolaron dos cabras y restregaron su sangre por el aparato (prefiero las hecatombes sinceramente, pero quizás eso sí que sea un poco más caro) y oye, con eso parece ser que todo funcionó a las mil maravillas. Se lo tengo que proponer al jefe de taller de ITP.

La noticia original se puede encontrar aquí.

Al margen de la noticia en sí, hagamos un pequeño análisis de la fuente. Señores, yo sí puedo poner esto en mi blog (y eso que no es mi estilo de redactar las cosas) pero una serie de personajes que se llamarán a sí mismos periodistas creo que deberían abordar el tema con un poco más de clase, digo yo. Que para algo están los diccionarios de estilo, cosa que no debe saber qué es el autor de la noticia porque menuda terminología que utiliza. Si Lázaro Carreter levantase la cabeza le sometería al escarnio público.

En fin, como colofón me quedo con la noticia que me hizo llegar mi amigo Roberto desde el INTA, y el comentario de un lector de tan loable publicación “Pues nosotros el año pasado sacrificamos a nuestro Jefe de Departamento, y este año parece que la cosa va mejor”

Me dan unos venazos de la ostia, pero nada, hasta otro día majetes.